CTOA - Inicio

Club CTOA
Escudo CTOA
El Club
  Quiénes somos  
  Dónde estamos  
  Normativa  
Socios
  Calendario  
  Preinscripción  
  Clasificaciones  
  TRI-TOUR  
  Equipaciones  
  Horarios  
  Área de transición  
  Socio del mes  
CelebriTRIes
Escuela
Enlaces
Hazte socio
Contactar
Socio del mes
 

RODRIGO GONZÁLEZ

Retomamos la sección de socio del mes con uno de nuestros miembros del equipo de competición, uno de los élite, en todos los aspectos. Tras dos años entre nosotros os acercamos un poco más a Rodrigo.

¿Cómo son tus inicios en el triatlón?

A diferencia de la mayoría de los triatletas, no venía de ninguno de los tres deportes sino que empecé directo en el triatlón, a los 11 años. Había hecho natación pero no a nivel competitivo, me gustaba la bici pero únicamente la usaba para dar un paseo de vez en cuando y llevaba varios años jugando basket y futbol.

Comencé con el triatlón y lo compaginaba con los otros deportes, entrenaba ciclismo una vez a la semana y nadaba tres días a la semana mientras que la carrera a pie no la entrenaba ya que estaba cubierta con los entrenamientos y partidos de futbol y basket.

Unos años después dejé el futbol pero seguía con el basket y el triatlón y fue hasta los 14 ó 15 años que decidí especializarme en triatlón.

¿Cuáles han sido tus mejores resultados a nivel internacional?

• 8° lugar en Holten ITU Premium European Cup. Holten, Holanda.
• 9° lugar en Campeonato Mundial de Triatlón sub 23. Beijing, China.
• 12° lugar en Banyoles ITU Premium European Cup. Banyoles, España.
• 12° lugar en Clermont Pan-American Cup. Clermont. Estados Unidos.
• 18° lugar en Brasschaat ITU Premium European Cup. Brasschaat, Bélgica.
• Campeón Panamericano de Triatlón Junior. Mazatlán, México (2008)
• 5° lugar en Campeonato Mundial de Triatlón Junior. Vancouver, Canadá (2008)
• Subcampeón Panamericano de Triatlón Junior. Edmonton, Canadá (2007)

¿Cuéntanos un poco como fue tu triatlón del Campeonato del mundo s23. dónde, cuándo, sensaciones, satisfecho, etc?

Fue una competición un tanto diferente. Salvo por una lesión que me dejó sin correr durante tres semanas un mes antes del mundial, todo iba bien y estaba ansioso por competir.

Ya en Beijing, dos días antes del triatlón salí en bici para hacer el circuito que se haría en la competición. Empezó a llover pero mi amigo Paco Serrano y yo decidimos seguir ya que no hacía frío y era importante estar familiarizado con dicho circuito por el alto componente técnico y la fuerte subida que lo caracteriza.

Después de dos vueltas, antes de terminar la tercera, derrapé en una curva y me caí. Por suerte sólo fueron unos raspones y el golpe en la cadera no era nada grave. Sin embargo, el día de la competición me desperté con dolor de todo lo que me podía doler, era un poco incómodo estar tan tenso de las piernas, la espalda, los brazos, los hombros, el cuello… en fin, sabía que sólo debía calentar bien y proteger bien las heridas ya que con la adrenalina y la emoción de la competición no sentiría nada. Y así fue, una vez que inició el triatlón no volví a sentir molestias (o al menos no más de las necesarias) aunque debo reconocer que pasaba muy lento por las curvas, quedándome atrás del grupo por esa sensación de inseguridad que deja una caída los días siguientes.

Ya en la última vuelta fui adelante prácticamente todo el tiempo, asegurándome un buen lugar en el grupo para bajarme primero en la transición. Sin embargo, al bajarme un inglés perdió el control de su bici y me pegó con su bici. Aunque logré mantener el equilibrio, mi bici saltó y se enredó la cadena, obligándome a cargarla durante el resto de la transición y perdiendo unos cuantos puestos. Salí a correr con las piernas más cansadas de lo normal y en general las sensaciones no eran muy buenas pero al final pude hacer una carrera decente, llegando al sprint con el ucraniano Ivanov quien me ganó en la recta final.

El resultado me dejó con tantas emociones que fue difícil decidir si estaba satisfecho o insatisfecho con éste. Por un lado, teniendo una temporada con buenas carreras y habiendo estado libre de enfermedades y lesiones en todo el año, tuve una sobrecarga del tendón de Aquiles justo cuatro días antes de la copa mundial de Hungría, imposibilitándome correr al igual que en el Campeonato Mundial Sprint de Lausanne la semana siguiente en el que sólo pude hacer los segmentos de natación y ciclismo.

Faltaba un mes para el campeonato mundial de Beijing que tanto había estado preparando y una lesión amenazaba con quitarme esta gran oportunidad así como ya me había quitado estas dos tan importantes. Supe que la clave estaría en no perder la cabeza y asegurar una recuperación total. Finalmente me recuperé y llegué en buena forma al mundial. Nunca sabré lo que “hubiera pasado” si no hubiera perdido continuidad en el entrenamiento pero así es el deporte y creo que la enseñanza y la experiencia que me dio este contratiempo me hizo valorar todavía más esta oportunidad. Igualmente, aunque no logré uno de los criterios impuestos por la Federación Mexicana de Triatlón para la clasificación Olímpica de Londres que era hacer pódium en el mundial sub 23, creo que el balance fue muy positivo y estoy convencido de que con la misma dedicación con y el apoyo de mi familia, compañeros, amigos y toda la gente que me ayuda seguiré mejorando.

¿Que se siente compitiendo contra los mejores a nivel internacional?

Me siento nuevamente en sintonía y tan convencido como siempre de que hago lo que más me gusta y que el tiempo y esfuerzo que le dedico diariamente al triatlón vale la pena. Después del mundial de Vancouver 2008 en el que hice Top 5 estaba más convencido que nunca. Sin embargo el siguiente año en el mundial de Gold Coast una mala natación me quitó las posibilidades de hacer Top 10 y el año siguiente tras una temporada muy complicada y llena de cambios y lesiones mi sueño parecía un tanto distorsionado. Este año nuevamente he recuperado la confianza que por un momento perdí y empiezo a notar la enorme ventaja de entrenar y competir con los mejores triatletas de España y del mundo.

¿Cuál es tu objetivo deportivo en el triatlón?

Es difícil establecer un solo objetivo deportivo ya que tengo varios, entre los que se encuentran conseguir victorias en Copas y Campeonatos del Mundo, en Juegos Olímpicos y sobre todo seguir disfrutando como el primer día de la práctica de este gran deporte.

¿Qué situación vive actualmente el triatlón en México?

Creo que la situación del triatlón en México es algo complicada ya que es un deporte relativamente nuevo y es difícil cambiar la percepción de la gente y darlo a conocer en un país donde sólo se habla del futbol. Sin embargo, es una tarea que nos corresponde tanto a los atletas como a los entrenadores y al cuerpo técnico de la Federación Mexicana ya que no hay nada como los buenos resultados para llamar la atención de la prensa y poder promover este deporte en todo el país. Hemos sido testigos de este fenómeno en España tanto con Iván Raña como con Javi Gómez pero México está más atrasado en este sentido pero creo que si se da a conocer este deporte y se promueve más puede surgir algo interesante entre los más de 110 millones de habitantes de México.

¿Qué echas de menos de México?

Principalmente a mi familia y amigos, aunque en España he hecho muy buenos amigos y es un ambiente muy agradable pero siempre se echa de menos a aquellos que no están en España.

¿Por qué te trasladaste a España?


Principalmente por la calidad de vida (facilidades para entrenar en un ambiente inigualable con los mejores del mundo, mayor seguridad, menos contaminación, cercanía con otros países europeos con competiciones de primer nivel y un largo etc) y para estudiar INEF.

¿Cómo llegaste al CTOA?

Llegué al CTOA por medio del fichador estrella Dani Rodríguez. Entrenando en el CAR lo conocí y un día hablando con él le comenté que no tenía equipo y que estaba buscando uno para competir en los eventos nacionales. Me pareció muy buena opción y ya que tuve la oportunidad de hacer varios viajes y conocer a los miembros del equipo pude comprobar que no me equivoqué de equipo.


¿Qué te planteas en la vida en un futuro?

Aunque todavía no tengo completamente definido mi futuro laboral, me gustaría seguir compitiendo y estudiando, hacer un máster en alto rendimiento cuando acabe la carrera y después estaré abierto a las diferentes propuestas y oportunidades que se me presenten pero definitivamente me veo en el mundo del deporte de una forma u otra.

¿Qué diferencia destacarías entre el CTOA y los clubes mexicanos?

Creo que en general el sistema de clubes de México y España es bastante distinto. En México hay que pagar por pertenecer a un club, hay que pagarle al entrenador, las instalaciones deportivas, las competiciones y demás gastos que estas conllevan. Sin embargo en España el club está interesado en tener al mejor equipo y esto hace que existan más facilidades para los deportistas, que se cubran algunos gastos como inscripciones a eventos, hospedaje y otros que permiten una mayor inclusión de gente en el deporte.

¿Qué opinión tienes del CTOA después de estos años, que destacarías y que cambiarias?

Estoy muy contento con el equipo, aunque no puedo estar tanto como me gustaría con todos los integrantes del equipo por vivir en otra zona de la ciudad, cuando viajamos a competiciones me la paso muy bien y disfruto el ambiente del equipo. Quizá lo único que cambiaría es que se cubrieran los gastos de transporte a las competiciones por parte del equipo pero creo que esa es una cuestión más administrativa por lo que se hace lo que el presupuesto permite.

¿Una palabra que describiese el CTOA?

BLUEPOWER.

Cuéntanos alguna anécdota que recuerdes con el CTOA.

Una anécdota que Manu seguro recuerda: En la liga de clubes del 2010 en Ferrol me tocó compartir cuarto con Pedro e Hilario. Había dos camas individuales y un sofá-cama (en el que tenía que dormir yo). Sin embargo, como estaba muy incómodo opté por moverme al suelo y me acosté sobre un nórdico. Estaba bastante cómodo y ya me había dormido cuando llegó Manu y sus risas me despertaron. Me dijo que no podía dormir así y que había otro cuarto con una cama disponible. Así que a las 2 de la mañana me cambié de cuarto para dormir en una cama. Aunque debo confesar que no es la primera (ni la última) vez que duermo en el suelo ya que he estado en muchos hoteles donde cualquier cosa es más cómoda que el colchón de la cama (si es que se le puede considerar cama, jaja).

Un plato mejicano y uno español.

Quesadillas con aguacate y tomate. Pisto manchego.

Tu música favorita y una película...

Toda la música, en especial la música clásica, rock, pop, alternativo…. De todo un poco. Y película: Midnight in París

Unas palabras para tus compis...


Es un orgullo el poder formar parte de este equipo y pintar de azul los pódiums de los triatlones nacionales, agradezco el apoyo de todos y espero que sigamos escalando en el ranking de equipos.

Rodrigo González

 
 
Subir