CTOA - Inicio

Club CTOA
Escudo CTOA
El Club
  Quiénes somos  
  Dónde estamos  
  Normativa  
Socios
  Calendario  
  Preinscripción  
  Clasificaciones  
  TRI-TOUR  
  Equipaciones  
  Horarios  
  Área de transición  
  Socio del mes  
CelebriTRIes
Escuela
Enlaces
Hazte socio
Contactar
Socio del mes
 

Francisco Javier Fernández Calvillo Rodríguez “Sanchis”

Nada más y nada menos que desde 1991 se dedica a este deporte llamado Triatlón, actualmente se encuentra con un permiso de excedencia de su trabajo como bombero en Ciudad Real, toda una biblia de nuestro deporte a pesar de su juventud.

P.- ¿Cómo llegaste al triatlón?
R.-…-ríe-…Era el año 1991, y entonces Ramón Ricoy, llego al C.N. Leganés, donde estábamos Manu, Pani (David Paniagua, componente mítico del CTOA) y yo, nos propuso hacer algo que se llamaba triatlón, y los tres nos miramos y por supuesto que aceptamos. Triatlón de Palomeras, esa era la prueba, se trataba de un tri de exhibición, y nunca me olvidaré de Manolo con sus “reebok pump” con calcetines en las lengüetas y sus bermudas, a Pani con unas asics, todos sabíamos que era un pudiente,-ríe-, y yo iba con unas karhu sin plantillas…

P.-¿Qué nos puedes contar de esos años hasta que entrante en el CTOA?
R.- Me dedicaba a la natación y al triatlón, me acuerdo que el segundo triatlón que hicimos fue un olímpico en Valencia, Manu iba con una bici prestada, salimos del agua nadando a espalda, 1º, 2º y 3º, los de la selección se nos quedaban mirando,-ríe-, ¡era le época que los cables de la bici sobresalían por delante del manillar! ni que decir tiene que nos fulminaron en bici.

P.-¿Y ahora?
R.- Ahora… !Estoy medio en crisis del embarazado! Hoy sí, mañana no, al menos intento seguir haciendo algo, me resisto a dejarlo.

P.- Cuéntanos alguna anécdota divertida que hayas vivido en el triatlón.
R.- Una petada de “morirme”, en el triatlón de Tres Cantos, salí entre los 10 primeros de agua, no sabía que iba tan adelante, y me dije: “voy a esperar a estos”, y tanto que esperé que me paso medio club por encima, me pille un pepinazo que hice la mitad de la bici andando, pero llegué. Otra, en Gijón, llegue el último porque me di una piña en bici que doblé el plato, estuvo animando todo el club hasta meta, –ríe-.
Pero sin duda la mayor “petada”, la bomba, fue en Posadas, era un tri por equipos e iba con Abri, Cesar y Sergi, desde el agua me iban empujando, adelantamos a tres equipos en la natación, al llegar a la transición me tuvieron que ayudar a quitarme el neopreno porque solo no podía, en bici pillamos a otro equipo y yo ya iba con un “puro” de los míticos, y de repente llegó un repecho del 1%, y me vine abajo, en ese momento adelantamos a un equipo de ”barrigas” y me quedé con ellos para recuperar, eso pensaba, porque me volvieron a llevar al grupo. En la carrera a pie íbamos los terceros hasta que me tuvieron que empujar, me echaban agua por encima, con las esponjas...al llegar a meta eché una “raba” como un piano, ¡¡¡ joder que petada...!!!

P.- ¿Cómo ves el triatlón actualmente?
R.- Antes se trataba de sobrevivir, ahora hay que ser una máquina, ahora hay que entrenar –ríe-.

P.- ¿La mejor prueba?
R.- Me gustó mucho en Triatlón de Castilla, en Medina de Rioseco, muy guapa.

P.- ¿Algún compañero que destaques?
R.- Dani, porque dentro de ser una máquina es un tío que entrena contigo, que no le importa bajar el ritmo para ir acompañándote, un crack.

P.- ¿Qué destacarías del CTOA?.
R.- Como decía mi padre: “esto es una puta secta”…-ríe-, te crea una dependencia del compañerismo, buen rollo, aparte del entrenamiento, siempre hay algún “pindoline” pero en general, mejor imposible.

P.- ¿Te queda algo por hacer en el triatlón?.
R.- -pensativo-…Me gustaría ser bueno…-ríe-.

P.- Una BSO, una canción y un libro.
R.- El último libro que me he leído “El Pequeño Príncipe”, una canción…”One” de Metallica. Las banda sonora de “Platoon”, y la de “Jesucristo Superstar”, banda sonora de la que me sé todas las canciones!

CTOA.- Muchas gracias Sanchís, un verdadero placer.
R.- Gracias a vosotros, una frase para terminar: “Sólo espero que no me olvidéis nunca”, ¡un abrazo para todos!

 
 
Subir